• rives-304
Radolfzell Ciudad gemela

Radolfzell Ciudad gemela

Comité de jumelage Istres radolfzell

HISTÓRICO

La amistad que une a Istres y Radolfzell se remonta a muchos años atrás y requiere un salto atrás en la historia para ser perfectamente comprendida.

El día siguiente de la II Guerra Mundial, las tropas de ocupación francesa entraron en Radolfzell. Aunque durante una decena de años los franceses y los alemanes se ignoraron, el hielo se rompió con la creación de un club deportivo, común para ambas poblaciones, a partir de 1962.

Se necesitaron varios años para que ambos países se volvieran más sociables.

 

En enero de 1974, René Moustelon, presidente del comité de hermanamiento de la ciudad de Istres, presentó al ayuntamiento de Radolfzell la idea de un hermanamiento. En septiembre del mismo año, la primera parte de la ceremonia se celebró en Istres ante la presencia de 2000 personas. En el parque Sainte-Catherine, a orillas del estanque de l’Olivier, los alcaldes de las dos ciudades plantaron un árbol, aportado por Radolfzell, un auténtico árbol de la amistad.

En julio de 1975, 250 istresanos se trasladaron a Alemania para sellar definitivamente la unión de ambas ciudades. Posteriormente, los viajes se sucedieron y cada vez se fortalecían un poco más los sentimientos que unían a ambas poblaciones.

El hermanamiento Istres/Radolfzell tiene por objeto tejer unos lazos de amistad entre los habitantes de ambas ciudades.

Durante el año se organizan intercambios por ambos comités de hermanamiento. Se dirigen a toda la población por medio de las asociaciones urbanas y los centros escolares.

radolfzell-136

RADOLFZELL A TRAVÉS DE LA HISTORIA

Radolfzell es una antigua ciudad que debe su nombre al obispo Radolf, el cual la convirtió en un conocido lugar de peregrinaje, y está habitada desde la edad de piedra, escondida en pleno corazón de Europa, en las proximidades del Lago de Constanza.

Empezó a desarrollarse a partir del año 1100, sobre todo gracias a su mercado y a la carta municipal que favorecía su comercio. Austriaca desde 1300 a 1805, sufrió un declive económico importante como consecuencia de una epidemia de peste durante la Guerra de los 30 años (1618/1648). Hubo que esperar hasta mediados del siglo XIX para que la ciudad, nuevamente relacionada con la red ferroviaria, se desarrollara, sobre todo por la creación de numerosas fábricas. Los vestigios de su época medieval invitan a los turistas callejear por sus calles floreadas, frecuentemente peatonales.

 

Con un censo actual de más de 30.000 habitantes, Radolfzell es una ciudad muy agradable para vivir donde la belleza de los paisajes se mezcla con la diversidad cultural, para deleite de todos.

Este centro turístico y de deporte saludable a orillas del lago de Constanza occidental, se ha transformado en un reconocido destino vacacional gracias a su extraordinaria ubicación céntrica. El casco antiguo posee un enorme encanto con sus cafeterías, restaurantes y tiendas, que invitan a pasear. Uno de los paseos más largos a orillas del lago, con su puerto y su sala de conciertos futurista en forma de vela, las playas y un amplio abanico de ofertas deportivas y de actividades de ocio que ofrecen todo lo necesario para el descanso y el relax.

Reservas naturales y paisajes protegidos enmarcan la ciudad e invitan a dar largos paseos por ellos o a hacer senderismo.

Web:  http://www.radolfzell.de






AGENDA